Cubierta para piscina móvil a un lado. Toda la cubierta se desplaza, incluso el módulo"fijo"

Cubierta para piscina 100% móvil.

Normalmente las cubiertas para piscina móviles se componen por una serie de módulos movibles que se desplazan hacia uno fijo. De esta manera la cubierta se abre y permitiendo que la zona de la piscina quede totalmente libre.

El módulo fijo albergará el resto de cuerpos creando un espacio a modo de cenador que incluso puedes cerrarse completamente.

Por otro lado la longitud del espacio a cubrir afecta al proyecto en cuestiones económicas y muchos clientes optan por cubrir menos espacio de solado, de esta forma el módulo fijo invade parte de la piscina.

¿Cómo buscar el equilibrio entre espacio cubierto y coste?

Para ello es óptimo contar con un equipo de expertos en el departamento técnico que busque continuamente satisfacer las necesidades de cada cliente y la idoneidad funcional de cada proyecto.

El planteamiento de Pipor consistió en realizar una cubierta telescópica de 3 módulos con la capacidad de que todos ellos fueran móviles, incluso el cuerpo que alberga a los 2 módulos contiguos.

La complejidad residía en confeccionar un módulo con el frente suspendido a través de un sistema de rodamientos internos que facilitara el desplazamiento completo de toda la cubierta.

Cubierta Funcional y atractiva.

El principal atractivo de la cubierta de piscina móvil es que su ubicación, en un entorno rodeado de árboles frutales y en plena naturaleza con unas preciosas vistas de un valle, es su ligereza visual.

La cuidada selección del acabado, con la disposición de los laterales en diáfanas cristaleras consigue que la estructura de la cubierta sea mínima y se integre perfectamente en el jardín.

En cuanto a la funcionalidad, sorprende que una sola persona pueda desplazar los 3 módulos fuera de la piscina sin ningún tipo de problema, por supuesto solo se puede realizar con las cubiertas Pipor.

Otra aportación a la cubierta es la de incluir en el lateral del módulo central una puerta de acceso, de esta forma los clientes accedían desde el medio a la piscina sin tener que abrir ninguno de los frentes.

Y por último se optó para que el desplazamiento de apertura fuera del mayor al menor, aspecto poco común en las cubiertas telescópicas, pero que sin embargo en Pipor se consigue plenamente.

El resultado final resultó más que satisfactorio para los clientes.

Solicita Presupuesto
Te llamamos