Cubierta de piscina fija en hotel de Cantabria.

Cubierta de piscina para un hotel con encanto.

Los establecimientos hoteleros están continuamente reinventándose y actualizando día a día. La atención y los servicios que ofertan a sus clientes son la piedra angular en la que basan su negocio. Son datos extraídos en el informe de aspectos más valorados de Tripadvisor. Y unos de las características más valoradas por los usuarios es el uso de la piscina “fuera” de temporada, para ello se hace esencial contar con una cubierta de piscina.

En Pipor contamos con una amplia gama de soluciones a medida de cubiertas de piscina especiales para el sector hotelero.

Un Hotel en pleno parque natural de los Collados del Asón

Situado en Resines se encuentra la Posada de Ojebar, un coqueto hotel  rural  de estilo rústico, reconocido por su atención al cliente y por qué su establecimiento está rodeado de un paisaje sinigual con unas vistas envidiables. Otro aspecto a destacar por los viajeros es su restaurante y la calidad sus creaciones gastronómicas.

La piscina se ubica en plena terraza-mirador a dos alturas. Estaba claro que el proyecto de cubrición debería contemplar el mínimo impacto para evitar la pérdida de sus vistas.

Cubierta de piscina con la Máxima retención calórica.

Con la intención de climatizar la piscina debería apostar por elementos de alta retención calórica para evitar el gasto innecesario. El sistema de cubierta para piscina alta fija de Pipor  es la más recomendable para estos casos.

Su conformación especialmente ideada para esta característica y la utilización de Cristal laminado de seguridad, la convierten en el sistema de cubierta de piscina idóneo.

Adaptación al entorno.

La Cubierta de piscina se adosaba lateralmente a un muro de piedra, el resto de los lados se proyectó lo más transparente posible. Evitamos por todos los medios la utilización de barreras visuales.

Para este aspecto se trabajó con un elemento singular como es la Cortina de Vidrio. Formada por paneles de la misma longitud pero que a su vez no cuentan con ningún perfil de aluminio vertical.

La disposición de estos paneles permite la apertura total del espacio acristalado, quedando 100% libre una vez desplazados los paneles. Una solución imaginativa, eficaz y desde luego muy funcional.

El color de la estructura fue lo más fácil. La elección de un lacado especial marrón en sintonía con la carpintería del hotel y en combinación con los colores más utilizados en la terraza, piedra y naturaleza, se convirtió en un acierto total.

En Pipor estamos muy satisfechos con el resultado final y sobre todo estamos muy contentos por colaborar con profesionales como la Posada de Ojebar. Y recomendamos su estancia fervorosamente, desde luego un lugar ideal para conectar con la naturaleza y evadirse.

Solicita Presupuesto
Te llamamos