Cubierta para piscina.

Cubiertas de piscina en casas solariegas

Los pazos son casas solariegas gallegas habitualmente de carácter señorial. Hoy en día se utilizan cómo establecimientos hoteleros o como viviendas exclusivas.

Últimamente las rehabilitaciones han modernizado estas características construcciones palaciegas.

La utilización de materiales actuales, diseños modernos, e incorporando elementos como piscinas, cubiertas para piscina,…, son los causantes del auge de este tipo de edificaciones.

Pero sin excesos

Siempre que se acomete una rehabilitación se debe tener en cuenta el impacto. No todos los elementos valen para este tipo de edificaciones. La mayor parte de los pazos se encuentran rodeados de naturaleza y está construido de manera tradicional en Piedra. De ahí la importancia de la sensibilidad a la hora de incorporar nuevos elementos.

El Pazo se encuentra ubicado en Orense, en el medio de un valle rodeado de montañas. La Cubierta de piscina se erigía como un elemento distorsionador. La importancia de contar con un departamento técnico especializado en valorar el impacto del proyecto es imprescindible para aportar una solución de éxito.

Situación de la cubierta para piscina y la vivienda.

La piscina se encontraba en una bancal, pues la orografía escarpada del terreno sólo permitía está solución para su perfecta ubicación. El conjunto del Pazo está formado por la vivienda tradicional y anexa se había construido un edifico en diseño moderno destinado para el ocio, y justo pegado la piscina.

La cubierta elegida para este entorno se adoptó por un sistema móvil, en el que todos los cuerpos se pudieran desplazar para favorecer que la piscina estuviera totalmente libre.

En diseño recto era la opción que mejor combinaba con el resto de estilos de las construcciones. Sin duda los grandes paños en Cristal favorecían una visión nítida y liviana del conjunto.

Sin embargo se le dotó de personalidad, la forma de  conseguirlo fue a través del color. Para ello elegimos la misma tonalidad de la carpintería y techo del edifico moderno anexo, en un lacado gris. Un edificio que contemplaba el mismo uso de ocio que la cubierta de piscina.

Por supuesto se optó por automatizar el sistema de cierre y apertura a través de la motorización. Una forma sencilla de acceder a la piscina en los días más calurosos por medio de 2 motores accionados por mando a distancia.

La cubierta telescópica de Pipor tiene un especial protagonismo en conjunto y no cabe duda que su instalación al Pazo aporta vanguardismo y notoriedad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Solicita Presupuesto
Te llamamos