Sí, se puede diseñar una cubierta para piscina aunque se tenga muy poco espacio.

Son escasas las ocasiones en las que la disposición de la piscina o las características del terreno impiden instalar una cubierta de piscina.

Este proyecto de cubierta telescópica adosada realizado en Madrid evolucionó en varias fases desde el inicio hasta su conclusión, y es que los clientes pensaban que sólo les encajaría un sistema de cubierta baja.

Los muros como parte de la cubierta

El hecho es que el departamento de Pipor ideó una solución en la que la estructura podría aprovechar al máximo el escaso espacio que se disponía.

Consecuentemente el muro lateral y el muro trasero formarían  parte esencial  de la estructura. Así es la forma adecuada para ganar espacio en la parte trasera de la piscina para ubicar una zona de descanso, en donde se colocarían tumbonas y elementos de ocio.

Cubierta telescópica fácil de abrir

El sistema móvil de cubierta telescópica Pipor, facilitaría la apertura sencilla de los módulos, logrando que la piscina quedase totalmente libre para los días más calurosos.

Por supuesto la estética jugaba un papel fundamental y por ello se optó por un acabado especial en anodizado Inox que conseguía un conjunto muy liviano visualmente.

Otro elemento básico es la cortina de vidrio del fachada principal, sin duda un elemento ligero y resistente que dotaba a la cubierta de una elegancia sin igual.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Solicita Presupuesto
Te llamamos