¿Qué cubierta para piscina se adapta mejor a tu hogar?

Existen numerosas razones para instalar una cubierta para piscina en tu hogar. La primera de ellas, el ahorro. Con una cubierta de cristal, de policarbonato o de materiales similares ahorrarás tanto agua –ya que el hecho de cubrir nuestra piscina disminuye la evaporación, como en mantenimiento, protegiendo tu piscina contra la suciedad y la evaporación. Además, las cubiertas para piscina aportan seguridad, sobre todo en el caso de que haya niños o mascotas en el hogar, ahorrándonos momentos de nerviosismo cuando juegan cerca de ella. Y cómo no, también nos permiten alargar la temporada de baño. Con una cubierta, podrás disfrutar de tu piscina en cualquier momento del día y en cualquier estación del año.

En Pipor somos especialistas en cubiertas para piscinas y fabricamos todas nuestras estructuras a medida, adaptándonos a las necesidades de cada hogar. Si te hemos convencido, es muy probable que ahora te estés haciendo la pregunta más complicada: ¿qué tipo de cubierta se adapta mejor a mi piscina?

 

Buscando la armonía con el entorno

En primer lugar debemos tener en cuenta el entorno en el que se ubica. Ya no solo por el espacio del que disponemos, sino por las características del mismo. Si tu piscina dispone de unas vistas inigualables, lo más recomendable es una cubierta baja o mini para que el impacto visual sea el menor posible. En cambio, si lo que más te interesa es poder alargar la temporada de baño, incluso en invierno, una cubierta alta será la mejor elección. Si a este tipo de cubierta para piscina le unes un sistema de climatización, podrás disfrutar de los beneficios de la natación durante todo el año. Además, las cubiertas altas te permiten aprovechar la dimensión total del espacio para crear distintos ambientes: zonas de descanso, relax, ocio… Y es que una de sus principales ventajas es que son totalmente transitables.    

Una vez nos hemos decidido entre una cubierta baja o alta, tenemos otras dos opciones: fija o telescópica. El factor más importante para decidirnos por una u otra es la climatología de la zona. En aquellos lugares en los que la temporada de baño es más larga y las temperaturas son muy elevadas durante el verano, lo ideal es una cubierta para piscina telescópica, ya que este mecanismo permite desplazar de forma sencilla  todos los módulos, dejando parcial o totalmente libre nuestra piscina. Si por el contrario vives en una zona con condiciones climatológicas más adversas, lo más indicado es una cubierta fija, aunque todos los sistemas Pipor están preparados para soportar altas velocidades de vientos y las condiciones climatológicas más adversas. En este sentido son, probablemente, los más resistentes del mercado.

 

Mucho más que una cubierta para piscina

En función de la distancia existente entre tu casa y la piscina, también puedes elegir entre una cubierta adosada o no. Las cubiertas adosadas permiten crear un espacio anexo a nuestra vivienda que podemos usar como zona de descanso, con hamacas y sillones, o incluso como gimnasio. Si este es tu caso, debes saber que en Pipor no hay espacio que se nos resista: adaptamos nuestras cubiertas para piscina a cualquier tipo de edificación gracias a nuestros proyectos a medida.

Estos son algunos de los aspectos generales que pueden ayudarte a decantarte por una cubierta u otra. Elijas la opción que elijas, las estructuras Pipor están pensadas para adaptarse perfectamente a tu piscina. Contamos con un equipo de profesionales con amplia experiencia que te acompañará a lo largo de todo el proceso para que el resultado sea inmejorable. ¿Te animas a contactar?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Solicita Presupuesto
Te llamamos